CFA Society Spain

A Member of the CFA Institute Global Network of Societies

​​​​​​​​​​​

 Juan Lafont, CFA

Juan Lafont es Group Risk Manager de Ferrovial, pero combina su profesión con su vocación, la enseñanza. Una y otra están íntimamente unidas a su auténtica vocación, las finanzas.

 
El c-v de Juan es digno de verse. Ha culminado su carrera en su actual puesto en Ferrovial con la enseñanza en ESCP Europe, Cass Business School y el IEB. Es ingeniero industrial de ICAI, posee un MBA de Columbia y es CFA charterholder. Por si fuera poco, adicionalmente Juan está realizando un programa de Doctorado en Creación de Valor en la Universidad Politécnica de Madrid.

 
Enrique Marazuela (EM): Juan, muchas gracias por el apoyo y las nuevas ideas que nos estás dando. Esperemos que más pronto que tarde podamos contar a los socios los avances que estamos logrando. Y muchas gracias por acceder a esta entrevista.

 
Juan Lafont (JL): Es un verdadero placer, considero que CFA Institute es una organización líder internacional en el ámbito financiero y que tiene un papel primordial gracias a contar con profesionales de primera línea, aportar una dimensión internacional y buscar la excelencia en el conocimiento y análisis financiero.

 
E​M: Consultando tu c-v veo que empiezas en Software AG durante tus últimos cursos de carrera y saltas tan pronto como acabas al banco de inversión del Banco Santander – Santander Investment. ¿Qué te motivó a pasar a las finanzas tan pronto, desde prácticamente los inicios de tu vida profesional?

 
JL: Durante el periodo en ICAI me dediqué exclusivamente a la carrera durante los primeros años -el nivel de exigencia no me permitía muchas alegrías- pero a partir del cuarto año quería tener una experiencia en la empresa y mi “background” de Ingeniería Industrial, en la especialidad de Organización y Gestión, me permitió buscar unas prácticas de verano, que se extendieron durante dos años hasta que terminé la carrera. 

 
Software AG tenía una división de “Business Intelligence” que combinaba las habilidades de programación con la información financiera de los negocios –los llamados MIS o Management Information Systems- trabajando para empresas industriales y alguna financiera.

 
Al terminar la carrera me enfoqué inicialmente en consultoría estratégica, donde acepté una oferta en marzo en The Boston Consulting Group (BCG) para empezar con ellos en septiembre. Pero las cosas se enredaron, ya que al terminar la carrera en mayo Santander Investment me ofreció trabajar en verano con ellos – en principio no sería más de 3 meses, pero me picó el gusanillo de los mercados financieros y renuncie a BCG-.

 
En este periodo recuerdo empezar a estudiar libros de Fabozzi, de Hull, etc además de asistir a seminarios financieros organizados por Euromoney, INSEAD, etc. Fue todo un descubrimiento y las jornadas laborales empezaban a las 8 de la mañana y terminaban a las 11 de la noche.

 
También empecé a ver como traders y estructuradores se dedicaban a estudiar el examen de la certificación CFA al terminar la jornada, como máximo exponente de reconocimiento en los mercados financieros. Tengo que reconocer que el grado de aprobados no era muy alto y eso me hizo pensarme dos veces intentar examinarme.

 
EM: ¿Qué es lo que más te impactó trabajando en Santander Investment?

 
JL: Para mí Santander Investment fue una oportunidad única, donde adquirí conocimientos de mercados financieros y participé en un periodo de expansión geográfica y de negocios para el banco. Fue el periodo de compra de bancos en Latinoamérica (de México a Argentina), Asia, etc, y de expansión en negocios de productos estructurados, mercados de capitales y Corporate Finance. 

 
Tras apenas dos años en el banco, el Chief Risk Officer de Santander Investment me ofreció trasladarme a la oficina de Nueva York y realizar allí un MBA, aplicando a Columbia Business School. Fueron años de gran aprendizaje y desafíos, viajando por los países y colaborando en la integración de los bancos adquiridos. 

 
EM: De Banco Santander pasas a ser consultor a AT Kearney. ¿Qué recuerdas de aquella etapa?

 
JL: A finales de los noventa, el banco experimentó un frenazo debido al proceso de integración del Banco Santander con el Banco Central Hispano y Santander Investment, por lo que decidir tomar una excedencia en la banca y dedicarme a trabajar en consultoría estratégica, que era una asignatura pendiente que no realicé al terminar ICAI.

 
AT Kearney es una consultora estratégica líder con oficinas en todo el mundo, por lo que durante los casi 10 años que estuve trabajé en más de 20 países dedicándome casi exclusivamente a entidades financieras y colaborando en procesos únicos de restructuración, integración y formulación estratégica, como la reformulación estratégica de la banca de inversión de bancos internacionales, el desarrollo bancario en Europa del Este, la integración de grandes entidades financieras europeas o la restructuración crediticia en la región de Asia - Pacifico.

 
Tras estudiar un MBA enfocado en finanzas, en este periodo consideré que complementar mi formación académica y la certificación CFA era la mejor opción, con un currículo muy completo y la capacidad de estudiar en cualquier lugar del mundo que estuviese. Recuerdo vivamente el momento que me notificaron haber aprobado el nivel III del examen CFA –era en Buenos Aires restructurando un banco local tras la crisis del corralito en Argentina-.

 
Tras más de quince años viajando por todo el mundo pensé que era el momento de estabilizarme y formar una familia, por lo que salté de banca de inversión a consultoría estratégica y finalmente a una corporación internacional.

 
EM: Y finalmente llegas al grupo Ferrovial como máximo responsable de riesgos. ¿Qué nos puedes contar desde un punto de vista práctico de riesgos? ¿Por dónde va ese mundo? 

 
JL: La verdad que me considero un verdadero afortunado de trabajar en una empresa líder internacional de infraestructuras como Ferrovial con más de 100.000 empleados, y negocios internacionales en Reino Unido, Norteamérica y Sudamérica, Europa y Australia. Ferrovial tiene líneas de negocios de gestión de infraestructuras como autopistas y aeropuertos, además de negocios operativos como construcción y servicios.

 
En Ferrovial he tenido la oportunidad de aplicar los conocimientos de la certificación CFA y la experiencia previa de banca y consultoría, identificando y desarrollando oportunidades de creación de valor para los diferentes negocios. 

 
El primer desafío fue liderar la obtención del rating corporativo para Ferrovial, obteniendo niveles de Investment Grade (BBB- y luego BBB) por S&P y Fitch – reduciendo el gasto financiero gracias a esto de una manera drástica. 

 
También he colaborado optimizando diferentes áreas de la dirección financiera:

 
  • La gestión financiera referente al ALM de la corporación, incluyendo la exposición en divisa, tipos de interés, gestión de liquidez, commodities y equities
  • La gestión de exposición crediticia con clientes, paises y contrapartidas financieras, implementando herramientas que miden la exposición en entidades financieras y rentabilidad que generamos para ellas (RORAC).
  • La gestión de inversiones propias, cartera de valores y de los fondos de pensiones que poseen las empresas del grupo, en particular fondos de prestación definida o Defined Benefit.

 
Este trabajo aporta una experiencia muy enriquecedora y que traspasa barreras, ya que además de trabajar con los diferentes negocios de Ferrovial, he tenido la oportunidad de estar en contacto con otras corporaciones líderes y compartir experiencias y desarrollar nuevas soluciones de manera conjunta. 

 
Existe un gran espíritu de colaboración entre las compañías Blue Chip donde hemos compartido experiencias en la gestión de pensiones (swaps de longevidad, Buy In, …), mercados financieros (niveles de equilibrio, gestión de exposiciones), acciones (scrip dividend, autocartera), mercados de capitales, gestión de activos y pasivos / ALM (mix fijo variable, inversiones), etc.

 
Las corporaciones tienen el desafío de aplicar el conocimiento financiero a la realidad de la empresa y necesitan de una formación integral financieramente hablando. Es por ello que, aunque puedan existir otras titulaciones más específicas en la gestión de riesgos, por ejemplo, considero que la certificación CFA ofrece una formación más completa a las corporaciones.

 

 
EM: Juan, mientras estás en Nueva York con Santander Investment estudias un MBA en Columbia, una de las universidades más prestigiosas de EE.UU. para esa titulación. Comparándolo con la certificación CFA, ¿qué te aporta una y otra?

 
JL: Los MBA en un Ivy League y el título del de CFA charterholder tienen similitudes en el nivel de exigencia, en el reconocimiento internacional y en el alto prestigio que poseen.

 
El MBA en Columbia Business School ofrece una amplia exposición a aspectos financieros (Investment Management, Capital Markets, Corporate Finanance, Derivatives) y no financieros (enterpreneurship, Turnaroud Management, leadership, strategy, etc.) con excelentes profesores que han dejado un legado mundial de conocimiento diferencial.

 
La certificación CFA permite prepararse de manera individual sobre una sólida base de conocimientos financieros y profundizar en aspectos del análisis financiero, de inversiones y gestión de riesgos, entre otros elementos, que un MBA no llega a alcanzar.  

 
En resumen, los considero complementarios donde un CFA aporta una formación integral en finanzas y permiten avanzar en la carrera profesional con skills más técnicos, y un MBA combina dichos conocimientos técnicos con aspectos más gerenciales.

 

 
EM: Juan, aquí prefiero que nos cuentes más sobre el MBA en Columbia, que es uno de los sueños de nuestros charterholders y candidates 

 
JL: Antes de nada, quiero reconocer los excelentes MBAs que con aspectos financieros existen además de Columbia, ya sea en Europa (London Business School, INSEAD, etc.) o en Estados Unidos (Wharton, Chicago, MIT, Harvard, Stanford, NYU Stern, etc.)

 
El MBA en Columbia Business School es un verdadero sueño, empezando por la experiencia de vivir en Nueva York y tener Wall Street tan cerca, pudiendo contactar a alumni y a las principales entidades financieras del mundo.

 
Adicionalmente, Columbia Business School aporta un altísimo nivel de conocimiento en aspectos financieros y no financieros, como mencionaba en la pregunta anterior, tales como en Value Investing (Warren Buffet / Bruce Greenwald/Tano Sanchez), Turnaround Management (John Whitney) o Corporate Finance (Arzac), además de la posibilidad de trabajar con candidatos de todo el mundo y de primera línea, que serán con toda seguridad futuros líderes empresariales.

 
Finalmente, Columbia, al igual que otros MBAs, tiene una asociación de alumni por país que promueve el networking y permite participar en conferencias y actividades de la escuela de negocios mundialmente, a la par de la revista de la Universidad.

 
Para hacer el paralelismo, el CFA Institute, posee una excelente fuente de alumni, eventos y conocimiento internacional, como el FAJ – Financial Analyst Journal, ocupando una posición líder en el ranking mundial de reconocimiento de los artículos que publican (Primer cuartil del JCR).

 
EM: Lleguemos a nuestra certificación, que cursaste después de haber obtenido tu MBA. ¿Qué te atrajo de nuestra certificación? ¿Te ha sido realmente útil tras haber cursado tu MBA?

 
JL: Como comentábamos anteriormente, el título del CFA es un referente internacional en el ámbito financiero, y como mi interés era continuar vinculado al sector financiero, ya sea en banca, en consultoría o en una corporación, consideré prioritario hacer el esfuerzo .

 
Realizar el MBA me ayudó en los aspectos de análisis financieros y fundamentos de mercados, ya tenía los conocimientos de risk management y derivados. El análisis de inversiones (investment management) me resultó muy atractivo, aplicándolo más adelante en mi carrera profesional. Finalmente el conocimiento y aplicación de la ética profesional aporta un soporte al modo de proceder en este mundo financiero.

 
Ya han pasado unos años desde que obtuve ambos títulos y mirando en perspectiva creo haber tomado las decisiones correctas, me han ayudado a enfocar y robustecer la carrera profesional en las diferentes etapas que he realizado.

 

 
EM: En estos Who´s who hacemos una pregunta a nuestros entrevistados para nuestros miembros más jóvenes. ¿Qué les recomendarías, además, de supongo cursar nuestra certificación? Una vez alcanzada esta, ¿cuáles son las que ves que son atractivas para complementar nuestros estudios?

 
JL: Vivimos una época muy cambiante, donde los avances en la tecnología, usos y costumbres evolucionan de manera vertiginosa. Los profesionales más jóvenes tienen que mantener un continuo proceso de aprendizaje, leyendo, analizando y comunicándose con sus peers.

 
La desintermediación de los negocios tradicionales da paso a nuevos modelos de negocio donde aparecen nuevas necesidades de conocimiento y un alto nivel de empuje.

 
Aconsejo a dichos profesionales avanzar estudiando mediante métodos más tradicionales o innovadores, arriesgándose a explorar y dedicar tiempo a los nuevos desarrollos – seguro que será un esfuerzo bien invertido.

 

 
EM: Vamos al Juan más íntimo, pero todavía en su faceta financiera. ¿Qué libros, podcasts, videos, etc. nos recomiendas? ¿Hay algún libro que consideras icónico en tu carrera profesional?

 
JL: En la actualidad hay que combinar lectura financiera con la política y la opinión fuera del main street, no basta con leer la prensa financiera “tradicional” como Bloomberg, WSJ, FT, etc o la prensa española, sino también research de los principales bancos de inversión (norteamericanos, europeos, asiáticos), websites de política, como FiveThirtyEight.com o Politico.com y finalmente contrarians como Mauldin o Zero Hedge.

 
Respecto a libros, además de los clásicos financieros que comenté como Fabozzi o Hull tuve la oportunidad de asistir clases de Turnaround Management con John Whitney en Columbia y más allá de su clásico “Tarking Charge”, publicó un libro basado en otra asignatura que impartía combinando el liderazgo y Shakespeare (In search of the Perfect Prince), el libro se llama “Power Plays”. Merece la pena leerlo, aunque es difícil obtenerlo.

 
Más allá de Whitney, otros libros financieros que me han impactado son ¨Security Analysis¨de Graham & Dodd, padres de Warren Buffet a quien conocí en la asignatura de Value Investing de Columbia, e “Investment Valuation” de Damodaran – excelente profesional y persona; pude asistir a algunas de sus sesiones en NYU Stern, 

 
EM: Y respetando mucho tu intimidad, ¿cómo es tu vida fuera de tu actividad profesional?

 
JL: Me apasiona impartir clases en escuelas de negocio y me considero un afortunado en poder compaginar la labor profesional con la docencia – no lo considero una labor profesional sino una dedicación y una oportunidad de conocer personas muy interesantes de todo el mundo –. Imagínate el desafío de impartir una asignatura (elective) durante tres días a más de 100 alumnos de 17 países.

 
Fuera de ello, tengo principal dedicación a mi familia, con los que intento pasar el mayor tiempo posible, además de viajar y reencontrarme con los diferentes amigos que he conocido por todo el mundo en los últimos 25 años. 

 
EM: Muchas gracias por tu tiempo y tu apoyo a esta casa que se siente tan orgullosa de tenerte como miembro. Desde luego has batido las expectativas con esta entrevista y eso que yo ya las tenía muy altas. Creo que el detallado análisis que has hecho de tu actividad profesional va a servir mucho a nuestros candidates y a nuestros charterholders más jóvenes. Has tenido una vida profesional muy variada, fecunda, intensa e interesante, al tiempo que una formación formidable.
Muchas gracias, Juan, porque lo he pasado muy bien en esta entrevista y estoy convencido que nuestros socios también.