CFA Society Spain

A Member of the CFA Institute Global Network of Societies

​​​​​​​

 Sila Piñeiro, CFA

Sila Piñeiro trabaja desde hace mas de diez años en Credit Suisse como Directora Multimanager y Gestión Alternativa. Es CFA Charteholder y anteriormente trabajó en Banif y en Arcalia Patrimonios. Desde hace unos meses, y con el objetivo de mejorar la visibilidad de las mujeres en la industria financiera, es Chair del comité Women in Finance de CFA Society Spain.


 

¿Por qué optaste por ser CFA Charterholder?

Estaba empezando mi carrera profesional y me quería dedicar al mundo de las inversiones financieras. Ya me había licenciado en Empresariales y hecho un máster en Mercados Financieros, pero consideraba que tenía que seguir formándome. Así, pregunté a distintas personas del sector qué podía estudiar para mejorar mis conocimientos y una persona con mucha formación, en la que confiaba mucho, me sugirió el examen CFA. Me dijo que era lo mejor que podía estudiar para conocer los mercados financieros. En ese momento, finales de los noventa, no era todavía un título muy reconocido.

Me apunté y me alegro mucho de haberlo hecho; creo que ha sido una de las mejores decisiones que he tomado en mi carrera profesional. Me ayudó a conocer los distintos aspectos de las inversiones y de los mercados financieros, a tener una visión global y a adquirir conocimientos amplios.

 

¿Qué ventajas tiene el examen CFA?

Está estructurado de manera que te permite estudiarlo de una forma práctica, utilizando la lógica, por lo que lo que aprendes te va a quedar para siempre. Te ayuda a razonar financieramente. Casi más importante que los conocimientos en sí, se aprende a desarrollar la lógica y la capacidad de analizar. Tienes que tener un gran dominio de los conceptos y saber darles la vuelta, porque te los van a preguntar desde muchos puntos de vista.

En todo caso, estudiar el examen supone una inversión considerable de tiempo y demuestra disciplina y motivación. Lo estudias al mismo tiempo que desarrollas tu carrera profesional, que también suele requerir muchas horas al día, y tienes que ponerte a estudiar al llegar a casa y durante el fin de semana. El temario exige muchas horas de estudio que tienes que sacar de tu tiempo libre.

Pero en aquel momento, a pesar del esfuerzo que suponía el examen, y el reconocimiento del que gozaba en países anglosajones, había mucha gente que no lo conocía. Se reconocía mucho a nivel internacional, pero España estaba retrasada. Ahora hemos ganado mucho en reconocimiento. Ya se sabe lo que supone ser CFA Charterholder.

 

¿Qué destacarías de tu vida profesional?

He estado siempre centrada en temas de inversiones financieras, unos años como analista financiera y la mayoría como gestora de inversiones. Me quedo con lo que ha supuesto el camino recorrido, con todo lo que he aprendido en el campo de las inversiones y en el del negocio financiero y con lo que me queda por aprender, así como con las relaciones que he podido establecer durante todo este tiempo

Haber estado centrada en banca privada me ha permitido desarrollarme en los aspectos técnicos de mi profesión: conocimientos de gestión de inversiones, del producto, de las estrategias en cuanto a desarrollo de negocio de cada gestora. Pero también me ha permitido gracias al trato directo con un cliente final de distintos perfiles de inversión y personalidades, desarrollar una faceta más “humana” centrada en dar un buen servicio, al tiempo que he podido establecer relaciones que espero duren muchos años. 

Pero espero que lo mejor esté por llegar. Estamos viviendo y vamos a vivir cambios importantes y muy interesantes en el sector de Banca Privada y de Gestión de Activos que nos van a obligar a seguir aprendiendo y mejorando. Y espero que estos cambios traigan grandes oportunidades de desarrollo profesional para todos.

 

¿Cuál es el futuro del sector de las inversiones?

La disrupción tecnológica que estamos viviendo también está afectando a la industria financiera y veremos muchos cambios en los próximos años. La llegada de la gestión pasiva, de los roboadvisors, la utilización del big data y de la inteligencia artificial va a  introducir cambios importantes. En los productos, en la forma de venderlos y en la forma de distribuirlos.

La competencia es cada vez mayor; a través de Internet los clientes se pueden meter en foros de inversión, pedir información y comparar productos. La información está al alcance de todos. La opacidad que existía antes en los productos financieros está desapareciendo. Ahora es posible comparar tus fondos con los de otras casas. Y la gestión activa con la gestión pasiva.

La gestión activa tendrá que demostrar que realmente añade valor si quiere tener éxito. El resto de la inversión se irá dirigiendo a la gestión pasiva, que es otra forma más de invertir. Lo lógico es que las dos coexistan, pero la parte del pastel que consiga comerse la gestión pasiva dependerá en gran parte de la capacidad de la gestión activa para demostrar que puede dar un valor añadido. Esta mayor transparencia gracias al acceso a información ayudará a que mejore la calidad en la industria.

Otro factor a tener en cuenta es que el mayor acceso a la información financiera de distintas fuentes incrementará la formación financiera de los clientes. Cuando el inversor cuenta con poca experiencia financiera, no aprecia el valor añadido que le estás ofreciendo. Y cuanto más exigente sea el cliente, más tendrás que esforzarte en ofrecer un buen producto y buen servicio. De hecho, en España se deberían llevar a cabo en la escuela programas de formación para que los niños aprendan ciertas nociones básicas de inversión y de ahorro. Es fundamental contar con esa cultura básica; cuanta más cultura, mejor para ellos y para el sector. El incremento de la cultura financiera va a ser un factor clave en el futuro y también contribuirá a mejorar la calidad de los servicios financieros. 

Y, ligado a la mayor cultura financiera, está la democratización del acceso al asesoramiento financiero para los distintos patrimonios. A través de los roboadvisor se podrá dar asesoramiento a bajo coste a patrimonios que no tenían acceso al mismo. Esto también repercutirá favorablemente al sector.

Más información, más transparencia y más accesibilidad a productos y servicios deberían redundar en una mayor profesionalización.

 

¿Cuál es la situación de las mujeres en Finanzas?

Cada vez es mayor la presencia de mujeres en Finanzas, y hay más mujeres en puestos relevantes de la industria.

En concreto, en el mundo de la gestión de activos y de Banca Privada en España, es importante el número de mujeres que hay en puesto relevantes. Sin decir nombres, grandes Bancas Privadas o gestoras de las principales entidades están lideradas por mujeres.

Pero todavía hay camino por recorrer. Para lograrlo, es importante extender en todas las organizaciones una cultura propicia, que no acepte determinadas actitudes negativas. Una cultura que potencie una presencia igualitaria y meritocrática en los distintos ámbitos de la empresa, en la que se aprecie que la diversidad a la hora de trabajar aporta valor. Y en donde se acepte que, para potenciar esta diversidad, a lo mejor es necesario llevar a cabo ciertos cambios en las costumbres implantadas en las empresas, cambios que suelen estar ligados a una mayor flexibilidad y a una mayor apertura.

En los más de diez años que llevo en Credit Suisse he tenido la suerte de que se trata de un banco muy enfocado a promover la diversidad en la organización. Existe incluso un comité para promover la diversidad y la inclusión, con un comité local en España del que formo parte. El banco promueve la diversidad de todo tipo, para que nadie esté discriminado por ninguna razón, como raza, religión o sexo. De hecho, en Credit Suisse también hay hombres que han optado por la reducción de jornada. Eso también es gracias a una cultura de la diversidad.

 

¿Qué esperas del comité Women in Finance de CFA Spain, en el que te has involucrado activamente como Chair?

Con el comité nos gustaría mejorar el networking entre las distintas mujeres que son CFA Chaterholders e incrementar su visibilidad en la industria. Esperamos poder llevar a cabo actividades que sean enriquecedoras para las carreras profesionales de todas ellas. Con este objetivo, acabamos de empezar con algunas actividades para este año 2018, como Kick-off meetings y desayunos con personas relevantes del sector. También nos planteamos abrir determinadas actividades a mujeres del mundo financiero que no cuentan con la titulación CFA.

Desde luego, el mundo financiero ha sido un mundo eminentemente masculino. Pero eso está cambiando, y cada vez las mujeres somos una parte mayor de la industria. Espero que sigamos avanzando en los próximos años. Con el comité de Women in Finance queremos contribuir con nuestro granito de arena a que este avance continúe.

 

¿Necesita una mujer el apoyo de su pareja?

No se trata de tener apoyo, sino de hacer las cosas conjuntamente. No se trata de que la responsabilidad recaiga sobre ti y te echen una mano, sino que la responsabilidad sea de los dos. A veces la responsabilidad recae sobre todo en la mujer y tiene que sacar tiempo de donde sea, pero lo que debe ser es que la responsabilidad se equilibre y caiga en los dos. Es un cambio de mentalidad que las nuevas generaciones tienen mucho más interiorizado.

 

¿Es compatible una exigente carrera profesional con desarrollar aficiones y hobbies personales? ¿Qué te gusta hacer en tu tiempo libre?

​Siempre es importante tener aficiones y temas de interés fuera de la oficina, te dan nuevas visiones y te ayudan a tomar perspectiva en el trabajo. ¡No todo en la vida es la carrera profesional! Gran parte de mi tiempo libre se lo dedico a mi familia, me gusta organizar mi fin de semana en torno a ellos y si podemos incluir en el plan a amigos, mucho mejor. Tenemos la suerte de que el tiempo de Madrid tiene muchos días de sol y los aprovechamos disfrutando del deporte al aire libre. También disfruto con una buena comida, aprovechando la gran variedad de opciones disponibles, y con una buena película. Me encanta el cine y, con menor frecuencia, intento ir a alguna obra de teatro interesante. En general, actividades normales, pero que permiten desconectar del día a día, que ya es bastante intenso.​​​​