CFA Society Spain

A Member of the CFA Institute Global Network of Societies

​​​​​​​

 Pilar Garicano, CFA

Pilar Garicano, CFA es ahora mismo la directora de Ventas Institucionales de la oficina española de Robeco. Sus resúmenes de la visión de los gestores de esta compañía son una lectura imprescindible no solo para los que tenemos esos fondos en las carteras de nuestros clientes, sino también para todos los que quieren conocer una opinión seria y experta sobre los distintos mercados. Y es que Pilar sigue con esa capacidad de síntesis que tanta fama le dio cuando escribía el morning fax de Merrill Lynch, tan imprescindible  como el café para los analistas financieros españoles.

Pilar estudió ICADE E-2 (Ciencias Económicas y Empresariales, rama Empresariales). Cuando aún no había acabado la carrera, empezó a hacer prácticas en Merrill Lynch donde llego a tener el puesto de Directora, y de ahí pasó al cargo que ocupa actualmente en Robeco.

Su carrera profesional ha sido compatible con la práctica de deportes (os recomiendo fijaros en sus logros como corredora que nos relata en la entrevista) y con ser madre de cuatro hijos.

 

Enrique Marazuela: Muchas gracias, Pilar por acceder a esta entrevista. Cuando escribía la introducción, viendo lo mucho que has hecho simultáneamente, me acordaba de aquella famosa novela de Carmen Rico-Godoy "Cómo ser mujer y no morir en el intento". Una pregunta útil para todos nosotros, ¿cómo consigues organizarte para hacer tantas cosas durante el día y destacar en todas ellas?

 

Pilar Garicano: Muchas gracias Enrique, para mí es un auténtico orgullo formar parte de esta serie de entrevistas que estás llevando a cabo. La verdad es que no sé cómo me las apaño… a mi madre la tengo asustada ;). Pero si hiciéramos una especie de performance attribution de mis resultados al final del día, creo que hay varios ingredientes que son clave. En primer lugar, como todo en esta vida es cuestión de actitud, y además soy bastante inquieta, por lo que intento con tesón llegar a todo lo que me he propuesto (uno de mis lemas cuando corro es "las cuestas cuanto antes, mejor" así que cuando afronto una pendiente en vez de achantarme, acelero…), y el tener bastante energía lógicamente ayuda… Creo que el tener empatía es otra arma valiosa que contribuye a lograr muchas cosas. Lógicamente hay que tener claro qué es lo que quieres hacer y de qué puedes prescindir, a qué equilibrio quieres llegar. Y ese equilibrio es básico. Cómo decía Aristóteles, la virtud está en el punto medio, y si no tienes un buen balance en tu vida, es complicado que puedas llegar a hacer las cosas bien. Creo que tengo la gran suerte de tener ese equilibrio, y en gran medida porque tengo un equipazo detrás: mi marido, mis padres (no pueden ser más buenos), mi trabajo, son piezas fundamentales que hacen que todo esté engranado y funcione. Cuando hice mi primera entrevista en Robeco con Ana Claver, le expuse muy sinceramente mis inquietudes, la necesidad de tener un equilibrio en mi vida para que las dos facetas, mi casa y el trabajo, estuvieran coordinadas armónicamente. Me entendió perfectamente y ella y Javier García de Vinuesa me dieron en Robeco una flexibilidad que a día de hoy les sigo agradeciendo. Por supuesto cuento, después de pasar allí los primeros doce años de mi vida laboral, con el sello Merrill Lynch, donde aprendí a trabajar duro, a priorizar y a ser eficiente, y esa impronta la llevo puesta de por vida…

 

EM: Han cambiado mucho las cosas desde que entraste como becaria en Merrill Lynch y por eso me gustaría que nos recordaras como se veía desde la mesa de ventas institucionales la época dorada de la gestión activa en España.

 

PG: Lo cierto es que sí, que la industria ha cambiado mucho, y más que va a cambiar… Todavía recuerdo como si fuera ayer mi primer día con contrato ya a tiempo completo en Merrill, después de haber estado un año haciendo prácticas y haber pasado un training programm en NY los meses de verano (dando clases de corporate finance con Aswath Damodaran…ese sería también el final de una etapa dorada para la banca de inversión), el 11 de septiembre de 2001. Justo acababa de volver de aprobar dos exámenes obligatorios para ser miembro del equipo de renta variable, uno de regulación americana, el Series 7, y otro de regulación británica, el SFA, y me encontré con aquel terrible día y el caos que teníamos en la mesa, con algunos compañeros muy asustados, el mercado europeo a la baja, el americano sin abrir y las Torres desplomándose…Así que desde el primer minuto tuve que espabilar sí o sí… Eran años en los que el equipo de mercados, contando con renta variable cash, renta fija y derivados, estaba formado por más de 35 personas, frente a las apenas 4 que quedan a día de hoy. Hablábamos con todo el mercado, las líneas no paraban de sonar, y no dábamos abasto con las órdenes… Luego, pasamos de ser Merrill Lynch a Bank of America-Merill Lynch, y poco a poco la actividad y la tarta de comisiones fue menguando conforme el sistema financiero de nuestro país se iba consolidando a la par que la gestión pasiva y la presión en márgenes empezada a ganar terreno.

 

EM: Y de ahí pasas a ser la Directora de Ventas Institucionales de Robeco en España y seguro que alguno de los clientes que tenías en Merrill lo son ahora en Robeco, a pesar de que tus ventas son de fondos y no de equities. ¿Cómo ves el panorama del inversor institucional en España?

 

PG: Es cierto que a día de hoy, muchos de mis antiguos clientes en la mesa de Merrill son clientes en mi nueva faceta de fondos en Robeco...Y es que los fondos de inversión y de gestoras de terceros con la arquitectura abierta han ido creciendo en importancia en las carteras. Además, desde hace unos años ya, hemos tenido que convivir con el progresivo protagonismo de la gestión cuantitativa e indexada, y a día de hoy tenemos que añadir la presencia de Big Data, de la aplicación práctica de la inteligencia artificial, así como la presión regulatoria, que amenaza o prometen, con nuevos cambios otra vez en los modelos de inversión. La tendencia clara es una de presión en precios, mayor transparencia y de mayor valor añadido, y todo lo que ello conlleva. Hay un proceso darwinista en todo esto que implica una fuerte consolidación… Por el lado que a mí me toca, el de las gestoras de fondos de terceros, tendremos que demostrar que verdaderamente merece la pena pagar por una buena gestión activa… y si no eres capaz de demostrarlo no habrá hueco para ti, así de simple.

 

 EM: Pilar, hay muchos movimientos en la gestión de las inversiones a nivel global. ¿Cuál es tu opinión particular? ¿Es imparable el avance de la gestión pasiva? El Factor Investing ¿ha venido para quedarse con nosotros? ¿Cómo saldremos de este mundo con tipos de interés cero?

 

PG: Estamos viviendo una cuarta revolución industrial que está ya afectando o que va a afectar a casi todas las parcelas de nuestra vida… entre ellas, la de la gestión. Efectivamente el avance de la gestión pasiva es una realidad… el otro día leía que durante el período 2008-2016, los fondos pasivos en el universo invertible global habrían subido desde el 14% al 24%, frente a la caída de las estrategias activas del 86% al 76%... esa tendencia es un hecho, está claro. Pero no todo va a ser gestión indexada ni mucho menos… Precisamente este período ha coincido con uno de los mercados alcistas más largos del mercado americano, y el estar pegado a un índice en ese escenario es muy cómodo y ganador… Otra cosa será cuando la volatilidad empiece a repuntar y el mercado bajista insinúe que le toca participar… entonces, con la gestión activa lógicamente tienes más probabilidades de hacerlo mejor. De cualquier forma, da la sensación de que vamos hacia modelos de carteras con un bonito combo de ambas estrategias: una parte bastante core de productos pasivos o cuasi pasivos de bajo coste complementado con otros fondos de verdadera gestión activa, de tracking error alto. A caballo entre la gestión activa y la pasiva cada vez está ganando más adeptos en la comunidad inversora, el Factor Investing (o como algunos lo llaman, la tercera forma de gestión). El Factor Investing aboga por que, paralelo a un distribución de activos tradicional, las carteras tienen que estar diversificadas por primas de factor o de riesgo… Y un factor representa conjuntos de atributos comunes a una serie valores y que explica rentabilidades ajustadas al riesgo superiores en el largo plazo. Creo que es algo que tiene todo el sentido y que va a ir a más... Entre los académicos existe el debate de qué factores realmente merece la pena considerar, porque desde hace tiempo se han documentado diferentes primas en la literatura académica, pero parece que solo merece la pena explotar unas pocas. Desde el punto de vista de Robeco, las primas más relevantes contrastadas académicamente son el value, la baja volatilidad, el momentum y la más recientemente validada, la calidad (la prima de las pequeñas compañías la tenemos en cuenta en renta fija, no tanto en renta variable donde consideramos que le falta fuerza). Y la aplicación práctica de todo esto cada vez es más amplia… Según un estudio realizado el año pasado por FTSE Russell, más de la mitad de los inversores institucionales europeos afirman tener partidas asignadas a smart beta, bien siguiendo de forma pasiva un índice de valores concretos, bien con índices mejorados, con estrategias de más tracking error de único factor o multifactoriales (y ya no sólo en la renta variable, sino también en crédito). En Robeco estamos incluso haciendo mandatos integrando Factor Investing, sostenibilidad y tracking error deseado… Respecto a cómo saldremos de este entorno de tipos cero creo que nos queda camino por andar… Puede haber cierta normalización de los tipos, más que nada para que los bancos centrales tengan algo de margen de maniobra cuando llegue una recesión, pero no nos olvidemos de que hoy nos enfrentamos a una fuerzas estructurales potentes (las 3 “D”, Debt, Demographics y Disruption) que hacen que el mundo del medio plazo sea uno de bajo crecimiento y baja inflación, por lo que los tipos tampoco pueden desviarse demasiado. Teniendo en cuenta los altos niveles de valoración tanto de la renta variable como de la renta fija, y el escenario que planteamos, las estrategias que diversifiquen y que descorrelacionen en las carteras serán las ganadoras…

 

EM: Hace poco he venido del 2017 SLC (Societies Leaders Conference) y una de las cuestiones que nos plantearon era si la profesión, tal y como la concebimos ahora mismo, iba a quedar obsoleta en los próximos 10 años. ¿Cuál es tu opinión? Las razones que se daban para la obsolescencia eran Fintech, Roboadvisors, Factor Investing, la gestión pasiva y Big Data. ¿Te parecen todas relevantes? ¿Están todas las que son, añadirías y/o eliminarías alguna?

 

PG: Como ya hemos mencionado, creo que todas ellas son relevantes, pero también creo que el factor humano, el contacto con el cliente y una buena gestión activa seguirán siendo imprescindibles. Fintech es una tendencia clara en nuestra industria que quita el sueño a muchos CEOs de grandes financieras, pero no nos olvidemos de nombres como Alibaba o Amazon, que pueden llegar a producirles insomio… Dentro de Fintech, la tecnología Blockchain y la simplificación y eficiencia que implica, entre otras cosas, de los procesos administrativos es un cambio relevante… Respecto a los Roboadvisors, las plataformas tienen que evolucionar todavía bastante en sofisticación y en ser económicamente viables, y creo que van a tener mucho más éxito integradas en las gestoras que por sí solas. Por un lado hacen accesible la planificación financiera a una parte de la población a la que hasta ahora no se daba ningún servicio, con bajo coste y mayor transparencia pero, por otro, no dejan de ser modelos simplificados de asesoramiento, que solo consideran un limitado número de activos y que quizá hagan demasiado énfasis en los costes y menos en la calidad y en el nivel de atención que requiere el individuo en cuestión. Por eso, la combinación de máquina-humano nuevamente es la ganadora, y la automatización del asesoramiento utilizada como input en todo el proceso de asesoramiento tradicional, puede completarlo y enriquecerlo. De Factor Investing y gestión pasiva ya hemos hablado, y creo que pueden convivir de una forma bonita y eficiente en una cartera… cuanta más gestión pasiva, más oportunidades de ineficiencias para que la gestión activa las explote… Y Big Data es una tendencia poderosísima, claro, cuyo buen uso conlleva la generación de ideas y mejores decisiones por parte de las compañías, y que va de la mano del crecimiento de otra tendencia que tendrá que estar muy integrada y que es la ciberseguridad… Son cambios fascinantes los que estamos viviendo, desde luego… Paralelo a todos estos movimientos creo que irá creciendo también la atención a la inversión sostenible… igual que todo el tema de Mindfulness, vida y alimentación saludable está cada vez más presente en nuestro día a día, lo mismo puede ir pasando con nuestras carteras y la composición de los retornos…

 

EM: Tu capacidad de análisis y de síntesis sigue siendo proverbial. ¿Nos puedes relatar, por favor, tus principales fuentes de información, no tanto las in-house que tenías en una y otra compañía, sino especialmente las externas?

 

PG: En Merrill Lynch me acostumbré a lidiar con enormes cantidades de información y lógicamente tuve que aprender a distinguir qué era importante o del interés del cliente y qué no. Al fin y al cabo nuestro cliente, institucional, recibía emails diarios como el mío y llamadas matutinas de unos cuantos brokers más y, o le contabas algo que captara su atención y le aportara valor, o no te iba ni a leer ni a descolgar el teléfono… Por lo que desarrollé la habilidad de leer mucha información en diagonal, porque esa es otra, el mensaje tenía que estar claro antes de los morning meetings de los clientes que generalmente era a las 8.00h de la mañana, quedarme con lo relevante, entenderlo, y transmitirlo claramente. La información es poder, está claro, y el servicio al cliente con información nítida y a tiempo es clave… Fuera de lo que son los informes de mis analistas, comentarios de ventas especialistas, o gestores, siempre he sido muy fan de Bloomberg, es una fuente de información potentísima… ahora paso menos tiempo sentada delante de su terminal, pero en mis tiempos de Merrill lo usaba constantemente y rebuscando encontraba todo lo que necesitaba. Me encanta el mercado, el análisis top down, e intento leer todo lo que puedo al respecto. Son muchos años ya en esta industria y buenos amigos me mandan informes de estrategia o comentarios interesantes al respecto, y cuento con par de fuentes valiosas. Mi marido sigue trabajando en Merrill Lynch y aunque, por compliance, él no me puede enviar nada, en muchas cenas ya en casa le pregunto que qué están diciendo sus estrategas de esto o de lo otro… Ja, ja, ja; le vuelvo loco con mis preguntas, dice que solo le llamo para saber de mercado, su broker en casa como él dice…

  

EM: Examinemos a la Pilar charterholder. ¿Qué fue lo que te motivó a estudiar el certificado CFA? ¿Te ha sido útil en tu carrera profesional? ¿Lo recomendarías a los que se inician en el mundo de las finanzas?

 

PG: Absolutamente... Yo hice Administración y Dirección de Empresas en ICADE y cuando estaba cursando tercero me embarqué en estudiar Derecho por la UNED a la vez. Cuando llevaba unos años trabajando en Merrill Lynch, después de haberme licenciando en E-2, me di cuenta que para ser mejor en mi trabajo, para profundizar en la base financiera que tenía, me vendría muy bien sacarme el certificado CFA, porque además realmente lo que me gustaba no eran tanto las leyes, sino lo relacionado con mi mundo de la banca de inversión. Así que dejé aparcado el Derecho (tenía ya un par de asignaturas aprobadas de tercero) y me inscribí en el certificado CFA, confiando en que ya retomaría el Derecho en otra etapa de mi vida, porque como complemento me seguía atrayendo (y lo sigo pensando, pero ahora con tanto niño, tampoco es el momento, así que espero que cuando crezcan un poco, podré continuarlo y acabarlo). Sacarte el título de CFA charterholder es como una carrera de fondo… En Merrill Lynch tenía que estar en la mesa ya sentada a las 6.30h de la mañana, intentaba sacar ratos durante el día para estudiar, y luego cuando llegaba a casa pero, claro, con el madrugón que me pegaba todos los días era agotador. Y luego nació mi primer hijo… Y obtuve mi charter, lo cual es un orgullo. Me recuerda un poco a las media maratones que corría… Es mucho una cuestión de cabeza, de tesón, de carácter, de que si algún año suspendes, pues te levantas, y llegas a la meta con todo el esfuerzo que te ha supuesto y súper satisfecho. Desde mi punto de vista, el contenido del programa del CFA creo que el primer año es como un buen repaso de lo que estudié en la carrera, el segundo es profundizar mucho más en todo, y el tercero está muy enfocado en lo que es gestión de activos. Te da una visión global del mundo financiero muy completa. Y fuera ya del conocimiento, me ha aportado amigos (que compartíamos penas cuando estudiábamos ;), un network muy potente y valioso a través de CFA Institute y CFA Spain y todo el goodwill que hay asociado al título, que implica respeto, ética y una carta de presentación valiosa. Y en esta industria que está cambiando y evolucionando, este distintivo puede llegar a convertirse en un requisito de hecho…Así que sí recomiendo estudiar el chárter CFA aunque, si me permiten un consejo, cuanto más joven mejor, más que nada, porque conforme la vida personal se va complicando con familias creciendo, no es tan fácil encontrar tiempo para estudiarlo y lo que está claro es que hay un número concreto de horas que tienes que dedicarle, y no porque el contenido sea difícil, es interesantísimo, sino porque el tiempo en el examen es limitado y tus conocimientos tienen que fluir sin vacilación alguna ese día.

 

EM: Entre tus aficiones personales está practicar deporte y además con un cierto carácter competitivo y de allí tu puesto en la carrera que hemos citado. ¿Cuáles son tus aficiones privadas?

 

PG: Siempre me ha gustado mucho el deporte… Fui la primera generación mixta desde los 5 años del colegio Santa Maria del Pilar, y los profesores cuando entramos solo estaban acostumbrados a tratar con chicos, así que en los recreos nos poníamos mis amigas y yo a jugar al fútbol, baloncesto y balón tiro… Las instalaciones deportivas del colegio son tan espectaculares que llamaban a utilizarlas… También desde que era pequeña he jugado al tenis con mi padre. Y luego, como vivía al lado del Retiro, cuando llegaba de las clases en la universidad, me encantaba ponerme las zapatillas y salir a correr, y sin darme cuenta me acostumbré a dar vueltas al parque y a hacer un fondo del que no era consciente… Hasta que un día, ya en Merrill, me apunté con unos compañeros a correr 10km e hice un marcón… bueno, para ser mujer, que por aquél entonces el running no estaba tan de moda como ahora, y no había tantas chicas corriendo, por lo que destacar era fácil. Así me animé a participar en muchas carreras populares y 10k, medias maratones y hasta organizábamos un finde en San Sebastián para correr la Behobia. Con mi compañero de Merrill Santiago Chiscano participé en la carrera de las empresas y en nuestra categoría quedamos los terceros, la San Silvestre de 2008 quedé la número 25 femenina e incluso un mes de junio participé en la media maratón de Valdemoro y quedé tercera (pero claro, quién en su sano juicio corre una media maratón en pleno mes de junio, no es que la participación fuera muy alta claro… y, de hecho, recuerdo que acabé con tendinitis en la rodilla esa carrera del calor, el asfalto y el esfuerzo). La verdad es que llegó un punto que tenía obsesión por correr… tenía que encontrar un hueco en el día como fuera para trotar un poco. Luego me quedé embarazada de mi primer hijo y ahí paré… y como enlacé hasta 4 pequeños, pues ahora hago running cuando puedo y me dejan ;) Pero es curioso como el cuerpo tiene memoria y después de unos años parada, volver a coger un buen rimo no cuesta tanto. Me encanta salir a correr con mi música y ordenar pensamientos, me cargo de energía positiva… Hoy compagino esos momentos con pilates y quiero volver a dar clases de tenis. Aparte de lo que son los deportes, me gusta leer un buen libro de esos que te engancha, he descubierto que me divierte mucho todo lo relacionado con la reforma de mi casa y, por supuesto, me encanta pasar tiempo con mi familia, con mis hijos, que son muy pequeños ahora y soy consciente de lo que tengo que explotar esta etapa, que el tiempo vuela…

 

EM: Muchas gracias, Pilar, creo que esta entrevista además de dar la visión de una persona que ha vivido la evolución de la industria pese a ser tan joven, es muy divertida. Tus respuestas tienen el ritmo trepidante y amenos de tus informes. No pierdas esta virtud Pilar, te permite comunicar muy bien. Creo que muchos de nuestros socias y socios se van a animar constatando que alguien acomete tantas tareas con un resultado tan brillante. Espero que tu ejemplo sirva para  animar a más mujeres a estudiar el charter CFA. Te doy las gracias no solo en nombre propio sino el de la casa que tengo el honor de representar, también por el impulso que conseguiremos con esta iniciativa en Women in Finance, y especialmente por estar disponible cada vez que necesito de ti.

Pilar Garicano, CFA