CFA Society Spain

A Member of the CFA Institute Global Network of Societies

​​​​​​​​​​​​​​​

 Ignacio Vicente González, CFA, FRM

Conocí a Nacho Vicente en una cena de CFA Society Spain antes de ser presidente, pero siendo ya miembro del Board. En aquellos momentos él era jefe de gabinete del Secretario General del Tesoro y desde entonces hemos coordinado las actividades para incrementar la presencia de la certificación CFA en las Administraciones Públicas así como la de CFA Society Spain ante las autoridades económicas de España. Pero la implicación de Nacho ha ido mucho más allá, siendo asistente habitual a las reuniones del Board en su calidad de Advocacy Chair o siendo uno de los “padres fundadores” de la titulación Certified Advisor-CAd, con la que CFA Society Spain ha dado respuesta a las necesidades de nuestros candidatos y titulados CFA de desempeñar tareas de asesoramiento de inversiones cumpliendo los requisitos de MIFID II.

Nacho es ahora mismo director general financiero del Instituto de Crédito Oficial (ICO), pero tiene un currículum además de impresionante, no solo por su juventud -Nacho, por favor, no me digas que no eres joven, porque el corolario necesario es que yo soy muy mayor pues tengo veinte años más que tú-, sino por los hitos. Nacho se licencia en Ciencias Económicas y accede al cuerpo de “Técnicos Comerciales y Economistas del Estado” con 25 años. Ha completado su formación con estudiando un Executive MBA en el IESE y tiene las certificaciones CFA y FRM.


 

Enrique Marazuela (EM): Nacho, muchas gracias otra vez por atender a las peticiones de esta casa. Quiero darte las gracias por tu marcada disposición para esta casa y las cotas que nos has ayudado a lograr y que se irá viendo a lo largo de la entrevista. Pero empecemos por el principio, por la oposición a Técnicos Comercial del Estado. Tenemos algunos entre nuestros candidatos y nuestros titulados CFA, pero no muchos. ¿Qué te atrajo de esa prestigiosa oposición? ¿Cuáles son las materias que preparas? ¿Y qué tiene de especial para que los ministros de Economía o gobernadores del Banco de España procedan de este cuerpo?

Ignacio Vicente (IV): Bueno, yo estudié empresariales en la universidad, pero las asignaturas de economía siempre fueron las que más me atrajeron. Me apasionó especialmente el intento de aplicar herramientas científicas (matemáticas e inferencia estadística) a responder una de las cuestiones sociales y filosóficas más antiguas de la humanidad “cómo asignar de la mejor forma posible los medios que tenemos entre los fines alternativos”.

Después, si uno estudia en la universidad pública y quiere dedicarse profesionalmente a la economía, sólo tiene dos opciones, o bien la carrera académica en la universidad o bien la aplicación práctica en el Ministerio de Economía. Yo me decanté por la segunda opción. Yo no quería “pensar” economía, yo quería “hacer” economía.

En cuanto a la razón por la que tantos Ministros de Economía y Gobernadores del Banco de España son Técnicos Comerciales Economistas del Estado supongo que tiene que ver con razones de oferta y demanda. El perfil de Técnico Comercial (TECO en la jerga) es el de un especialista altamente cualificado en el aspecto más práctico de la economía, que es cómo diseñar y ejecutar política económica de un país. Este perfil es muy interesante para partidos políticos que quieren presentar un perfil técnico para los puestos mencionados.


 

EM: Cuéntanos, por favor, tus inicios en el Ministerio de Economía.

IV: Tuve la suerte de aprobar rápido y tras un año en la Secretaría de Estado de Comercio, me incorporé al departamento de Deuda Pública a finales de 2008. Allí viví un periodo apasionante y muy intenso como “achicador de barco con serias grietas en el casco”. Como los ingresos fiscales se desplomaron con la crisis, nosotros teníamos que encontrar inversores institucionales dispuestos a invertir en Deuda Pública española. Y por si no fuera suficiente reto, encontrar soluciones para financiar otros entes públicos con serias dificultades de financiación (Comunidades Autónomas, Déficit eléctrico, FROB)

Fue un periodo muy intenso, apasionante, y que además tuvo algún que otro premio profesional. Tras un periodo de cinco años, el Secretario General del Tesoro de aquel entonces, Iñigo Fernández de Mesa, me propuso ser su Jefe de Gabinete. Aunque su plantilla no excede las 300 personas, el Tesoro es un monstruo como organización por las competencias tan amplias y diversas que tiene. Mi trabajo se convirtió en mucho más horizontal y extremadamente diverso. ¡Hasta terminaba firmando las incautaciones de dinero no declarado que cruzaban la frontera española!


 

EM: De allí pasaste al FROB, un organismo también público pero con un contenido diferente, más bancario, centrado en la desinversión de participaciones en bancos intervenidos, lo cual supone alejarse de tu trabajo hasta ese momento.

IV: Efectivamente, estamos hablando del año 2015. Para entonces la crisis de deuda se había dejado atrás, y me apetecía un cambio profesional. Entonces surgió la posibilidad de postularme al puesto de responsable de Participadas en el FROB. La oportunidad era muy buena ya que, a la excelente reputación del organismo, se le añadía el atractivo de acercarme y poder aprender del equipo directivo de Bankia. Quizá me quedo corto si digo que es uno de los mejores equipos de gestión bancaria de su generación.

Casi tres años después, me llega la oferta profesional de incorporarme al ICO como Director General Financiero y de Estrategia y, la verdad, el reto de tratar de implementar mucho de lo aprendido en los años anteriores en un banco público me llamó enormemente la atención. Y así es como llegamos a mi situación actual en 2019.


 

EM: Tu currículum de formación está muy completo, pues complementas la oposición con un MBA de una institución tan prestigiosa como el IESE y posees las certificaciones FRM y CFA. ¿Consideras que es importante seguir estudiando mientras estás trabajando? ¿Qué te ha aportado cada una de ellas?

IV: Es que para mí es fundamental. Yo me adhiero a la escuela de gestión clásica que parte de la premisa de que las mejores soluciones prácticas son aquellas que parten de una fundamentación teórica sólida. La experiencia te permite gestionar equipos, entender las dinámicas en la dirección y anticipar escenarios. Pero sólo la formación te permite identificar, al menos en el plano teórico, la mejor solución a un problema real. O al menos, yo así lo creo.

Cada certificación o formación me ha aportado algo diferente. Sin duda, CFA es la formación más completa sobre las cuestiones relevantes del mercado de capitales. Un CFA charterholder correctamente actualizado es capaz de mantener una conversación a alto nivel sobre cualquier cuestión que pueda surgir en un foro de banca de inversión, fondos o análisis financiero. Sinceramente, no se me ocurre una formación ni más sólida, ni más barata ni más flexible para alguien que quiere hacer carrera en mercado de capitales.

El MBA del IESE es esencialmente una escuela de gestión. Del master me quedo con la aproximación práctica a los problemas empresariales. En el IESE estás continuamente viendo problemas reales que tienen empresas reales a través de una metodología extremadamente efectiva para asentar conceptos como es el método del caso. Ese ejercicio práctico iterativo es el que te permitirá afrontar los problemas futuros de gestión con un esquema mental definido.

El FRM, que en mi caso el último en llegar, es una especie de CFA pero algo más acotado. Es más cuantitativo y más segmentado a la gestión de riesgos. Y aunque no se diga explícitamente, en mi opinión el público objetivo es el profesional de la banca. Yo personalmente lo encontré muy complementario con el CFA y el MBA, ya que ni el uno ni el otro ponen especial énfasis en el negocio bancario.


 

EM: Has hecho una labor muy importante mejorando la presencia de CFA Institute y CFA Society Spain en las autoridades económicas españolas. ¿Qué más podemos hacer para lograr la influencia que tenemos en otras como es el caso de la norteamericana o la del Reino Unido?

IV: Se –he hecho mucho y hay que seguir haciendo. Muchas veces el problema de la comunicación entre reguladores e industria es un problema de lenguaje. El supervisor y el supervisado comparten algunos objetivos. En concreto, a ambos les interesa a largo plazo una industria con una excelente reputación, anclada en sólidos principios éticos y que vela por los intereses del consumidor. CFA Institute debe convencer a los supervisores de que pueden jugar un rol útil como intermediarios neutrales, lo cual no es fácil. 


 

EM: Y otro tema importante, la presencia de nuestra certificación en el personal de las Administraciones Públicas. Tenemos titulados CFA en el Tesoro, en Banco de España, en la CNMV, en la Dirección General de Seguros -ni más ni menos que el Director General es un charterholder-, etc. Y como esta es una entrevista entre charterholders para charterholders y candidates podemos afirmar entre nosotros que es la certificación más completa y más reconocida a nivel global de finanzas en su aspecto de inversiones. ¿Qué podemos hacer para extender más nuestra certificación entre el personal de las autoridades económicas? Y creo que es un deber, porque estoy convencido de que nuestra certificación aporta la formación  necesaria para estar en una posición con exigencias competitivas internacionales elevadas, como es el caso ahora de nuestras autoridades económicas.

IV: Estoy convencido de ello, Enrique. Como consecuencia de procesos selectivos basados en el sistema de concurso-oposición, los supervisores españoles suelen tener un nivel técnico excelente en comparación a países de nuestro entorno. No obstante, la formación CFA es extremadamente útil para cualquier regulador o supervisor de los mercados de capitales aunque sea por el hecho de que ayuda a superar la barrera de comunicación entre el regulador y el regulado.

No obstante, en mi opinión, para ser relevante hay que ser útil. Y aquellos supervisores que están empezando o a mitad de su carrera profesional todavía no perciben un beneficio tangible directo como consecuencia de la certificación CFA. En el momento que los supervisores perciben que la certificación les es útil en avanzar en sus carreras profesionales, la propia notoriedad y relevancia de la certificación CFA en el mundo supervisor cambiará. Ello es sólo cuestión de tiempo. El Director General de Seguros ya es un titulado CFA. En el futuro seguro que algún día el Presidente de la CNMV, el Gobernador de Banco de España o el Secretario General del Tesoro serán CFA charterholders. En ese momento, la visibilidad de la certificación cambiará y con ello, la actitud de los supervisores se tornará más favorable.  


 

EM: Nacho, el camino para llegar a tener la titulación Certified Advisor- CAd fue larga, muy laboriosa y no rectilínea. Te quiero dar públicamente las gracias por tu implicación, tu duro e intenso trabajo y tu acierto en este hito tan trascendente para CFA Society Spain. Y felicitarte por su éxito. Cuéntanos, por favor, tus impresiones de todo este proceso hasta que conseguimos el reconocimiento por parte de la CNMV de la certificación CAd.

IV: Desde muy pronto vimos que la CNMV iba a adoptar una posición garantista respecto a MIFID2. Si la guía técnica de ESMA decía que para ser certificado se necesita conocimientos básicos de normativa legal, especialmente contra el blanqueo de capitales, entonces no iba a bastar decir que el estándar “Knowledge of the Law” es garantía suficiente. A partir de allí tuvimos que trabajar con CFA Institute, BME y la propia CNMV para arbitrar una solución que permitiese que un CFA charterholder fuese reconocido. De allí surge el CAd, accesible con un módulo complementario de normativa local sobre la designación CFA. En este punto tengo que reconocerle a la CNMV que gracias a ellos no sólo encontramos una solución satisfactoria para todos, sino que además nos permitió mejorar con una solución innovadora que se ha convertido en ejemplo y que está siendo estudiada en muchas otras sociedades locales de otros países.


 

EM: Nacho, con tu formación, con los cargos que ocupas y has ocupado y con todo el tiempo que le dedicas a CFA Society Spain, parece que no te queda tiempo para ocio. Pero hemos corrido varias carreras juntos, así que, sí tienes. ¿Cómo empleas supongo que los escasos momentos de tienes de ocio? ¿Y cómo te organizas para ser tan productivo?

IV: Intento ser productivo, pero me quedo en la mitad de lo que me gustaría. Básicamente me propongo hacer mucho más de lo que puedo y, al final, aunque no todos los propósitos pueda llegar a implementarlos, en el proceso consigo implementar muchas cosas interesantes. Por otra parte, las economías de escala ayudan. CFA, FRM y MBA tienen muchos contenidos en común. La función de “Advocacy” de CFA no es ajena a mi trabajo diario, sino que lo complementa y lo perfecciona. Así podría seguir con otros ejemplos.

El ocio que me queda, fines de semana y vacaciones, se lo intento pasar con mi familia, quizá para compensar el poco tiempo que les dedico durante la semana, en actividades que podemos hacer conjuntamente, fundamentalmente  viajar.


 

EM: Estas entrevistas tienen un foco especial para que sirvan de guía a nuestros candidatos y a nuestros charterholders orientando su actividad y su formación. ¿Qué les recomiendas?

IV: Jajaja, bueno, vuélveme a preguntar dentro de diez años.  Recomendar es arriesgado porque la carrera profesional es por definición a largo plazo y quién sabe si lo que le sirve a uno hoy les servirá a otros mañana. Yo personalmente he apostado por la consistencia. Perseverar y especializarme en aquello que me gusta y en lo que creo que puedo ser competente, incluso si ello implica a corto plazo un perjuicio. Pero de allí a recomendarlo...


 

EM: Siguiendo en esta línea más orientada a nuestras futuras generaciones, ¿qué libros, audios, videos les recomiendas? ¿Recuerdas algún libro o libros de tu amplia formación que te hayan llamado la atención?

IV: Paradójicamente en mi tiempo libre intento desconectar y no leer tanto de economía o finanzas. Me siento más cómodo recomendando la saga “La Fundación” de Isaac Asimov, como obra de ciencia ficción, o “Los Miserables”, dentro de obras clásicas.

Pero, como eso no vale, intentaré dar una recomendación más tipo CFA. A mí me gusta mucho el “Irrational Exuberance” del premio Nobel Robert Schiller. Es un libro que nació como advertencia de la crisis de las punto.com y cuya publicación coincidió con su estallido en 2001. La segunda edición advertía de la burbuja inmobiliaria y se publicó en 2005. La tercera, publicada en 2015, advierte del riesgo de burbuja en el mercado de bonos y en la bolsa americana...bien pensado quizá debería dejar de recomendar este libro. ¡Casi mejor que no haya nuevas ediciones!

Por supuesto, también los excelentes  “A Random Walk Down Wall Street” de Malkiel Burton y el “Intelligent Investor” de Benjamin Graham, pero en esto soy muy poco original. 


 

EM: Nacho, muchas gracias por la entrevista y muchas gracias por toda tu contribución a CFA Society Spain, tan importante en lograr los hitos que hemos alcanzado en la interlocución con las autoridades económicas.

IM: Gracias a ti, Enrique. Ya sabes lo mucho que aprecio la asociación y el trabajo que has desarrollado en ella.

IgnacioVicenteGonzalez.jpg