CFA Society Spain

A Member of the CFA Institute Global Network of Societies

​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​ 

 Alicia Rubi, CFA


Alicia Rubi, CFA, es miembro del Board of Directors de CFA Society Spain, y actualmente trabaja en una plataforma de equity crowdfunding que ella considera un "asset class emergente". 
Su experiencia abarca tres países y distintos puestos de responsabilidad en varias empresas, entre ellas Citibank, que ha logrado compaginar con una vida de familia con cinco hijos. "Si se quiere, se puede. Mi vida lo demuestra", explica, a la vez que afirma que "hay pocas mujeres en Finanzas". 
Es miembro además en el Women's in Finance Committee de CFA Spain.

 

¿Por qué eres CFA charterholder?

 

Estaba trabajando en un family office. Había sido contratada para ayudarles a ponerlo en marcha, por lo que tuve que hacer todo el papeleo, gestiones ante la CNMV y contratar a los trabajadores. Entré en contacto con proveedores de servicios financieros, y me di cuenta de que a pesar de mis quince años de experiencia en los mercados financieros, algunas personas ponían en duda mi capacidad para gestionar el patrimonio de esa familia. No lo decían abiertamente, claro, pero sí veladamente. No me gustó, y pensé que la única manera de demostrar sin ningún género de dudas mi capacidad profesional era obtener la acreditación CFA. Me puse a estudiar y la saqué en tres años.

 

Y lo hiciste teniendo familia.

 

Obtuve el CFA a la vez que trabajaba, y con hijos. Me quedé embarazada de mi cuarto hijo poco después de haberme apuntado al examen. Decidí que a pesar de todo lo iba a intentar, que no era una enfermedad y que lo podía dejar en cualquier momento. Para estudiar, me levantaba a las cinco de la mañana, siete días a la semana. Estaba en el séptimo mes de embarazo el día del examen. Y el día que me llegó el aprobado del tercer examen me enteré también que estaba embarazada de mi quinto hijo.

 

No parece nada fácil.

 

¿Cómo se hace? Haciéndolo. Evidentemente, mi casa estaba organizada para que yo pudiera estudiar, mi marido me apoyaba y contábamos con la ayuda necesaria. Yo podía dedicarme a la educación de mis hijos y a mi trabajo. He tenido la suerte de estar en trabajos donde me han dado flexibilidad. Mi vida demuestra que se puede hacer, sin sacrificar tu matrimonio, el cuidado de tus hijos o tu estabilidad emocional.

 

En esos años, ¿erais pocas mujeres las que os presentabais a los exámenes del CFA?

 

Yo hice los exámenes en Madrid y éramos muy pocas. Estábamos en clara minoría.

 

¿Cómo ha cambiado el mundo de las finanzas para las mujeres?

 

Yo comencé a trabajar en Nueva York a través de un Commercial Banking Training Program. Éramos aproximadamente un 30% de mujeres en el programa, y era muy notable que las mujeres de más edad que trabajaban en Finanzas no eran modelos para nosotras. Habían hecho demasiados sacrificios en sus vidas personales por su vida profesional. ​

Las pocas mujeres en puestos ejecutivos parecían muy duras, algunas casi desagradables. A lo mejor tenían que haber sido así para alcanzar esas posiciones. Pero nosotras no queríamos ser como ellas. Mi generación era la primera que tenía claro que no había que convertirse en una Rottenmeir para ser una buena profesional. Pero, además, los hombres de nuestra generación son diferentes. Nosotras tenemos una relación completamente distinta con nuestros compañeros.

 

¿Por qué hay todavía pocas mujeres en Finanzas?

 

Es una buena pregunta. Yo estudié Económicas en Estados Unidos y éramos muy pocas mujeres. Yo estudié lo que quise. No sé por qué éramos tan pocas. En ese momento, las Finanzas no eran el filón que son hoy. No había tantas personas que quisieran trabajar en el sector. Además, Nueva York no era un lugar atractivo para vivir. ​

El mundo de las Finanzas ha explotado mientras yo estaba en él. Ahora hay muchísimas mujeres que entran en el sector, pero también muchas lo abandonan temprano. Cada una tiene sus razones, cada una trae su propio bagaje y puede recibir mensajes contradictorios sobre cómo debe emplear su tiempo. A mí nunca nadie me ha dicho que estaba descuidando a mi familia. Algunas lo dejan con ocasión de los embarazos y deciden quedarse en casa. Piensan que lo que les están pagando no compensa los gastos que tienen en casa. Algunas amigas mías optaron por esa opción.

 

¿Es más fácil conciliar ahora que antes?

 

Creo que no está bien expresado lo que supone conciliar. Actualmente, un hombre tiene tantas ganas de conciliar como una mujer. Un hombre tiene ahora un papel en su casa totalmente distinto al que tenía su padre, y una mujer distinto al que tenía su madre. La generación actual no tiene nada que ver con la anterior. ​

En la mayor parte de las familias trabajan hombre y mujer, y los hombres actuales se preocupan por las carreras de sus mujeres. En mi caso, desde luego, la conciliación nunca ha sido un problema. Cuando he necesitado tiempo en mi oficina por un asunto familiar, lo he explicado y no ha habido ningún problema. Nadie me ha hecho ninguna faena en el trabajo por ser mujer. He tenido mucha suerte en mi vida profesional. ​

Del techo de cristal se habla en términos femeninos, pero yo he visto a hombres rechazar puestos de más categoría porque temían que afectara a su vida familiar. ¿Ellos también tenían un techo de cristal?

 

¿Cuál ha sido tu trayectoria profesional?

 

Tras ese programa de formación trabajé quince años en Citibank, cinco años en Nueva York y diez en Madrid. Después en Ardizia, un family office, y más adelante para el family office de la familia dueña de la corporación Agrolimen, donde yo supervisaba las inversiones que se realizaban. Durante un tiempo, dejé de trabajar, y ya viviendo en Brasil, entré en Visao Previdencia, un fondo de pensiones. ​

Ya al abandonar Citibank y entrar en Agrolimen, yo había decidido, con cinco hijos, que no quería un trabajo de 9 a 5, sino algo más flexible, y mis trabajos han sido de asesoramiento, como autónoma y con total flexibilidad. También hubo años en los que no trabajé. He tenido la suerte de que mi salario no era imprescindible en mi familia.

 

Ahora te dedicas a La Bolsa Social. ¿Qué es?

 

La Bolsa Social es una plataforma de equity crowdfunding, registrada en la CNMV, que se centra en inversiones con Impacto Social. El tiempo que dedico a asset management lo quiero dedicar a este asset class. ​

 

¿Qué espera del comité Women in Finance?

 

Hay pocas mujeres en Finanzas. Para mí, ha sido un camino profesional muy agradable, muy fructífero, y estoy muy agradecida a mi carrera en Finanzas. Con el comité puedo ayudar a que otras lleguen a la conclusión de que ellas también lo pueden hacer. ​

Recuerdo el consejo que me dio un compañero con mucha intuición y experiencia cuando me estaba planteando abandonar un determinado trabajo: "Hay que ser valiente en la vida".​​​


 Entrevistas

- Entrevista completa de John Siska
- Entrevista completa de Jose Luis de Mora
- Entrevista completa de Sebastián Urbán 
- Entrevista completa de Pilar Garicano 
- Entrevista completa de Sergio Álvarez​
- Entrevista completa de Íñigo Bengoechea​
- Entrevista completa de Borja Durán​
- Entrevista completa de Sila Piñeiro
- Entrevista completa de Alicia ​Rubi